Atenas

No me podía creer que existiese una ciudad tan barata como Málaga que no estuviese en España, aunque claro con la pobreza por la que esta pasando Grecia podría ser frecuente encontrar precios bajos, pero aun así no me esperaba encontrar buenos desayunos por tres o cuatro euros. Además de un ambiente y unas costumbres que cualquiera les diría que se quedaron sin dinero en el banco hace unos años.

Tampoco pensé que habría otra ciudad en la que abundarían tanto los quioscos donde encontrar aperitivos y bebidas muy baratas que te ayudarían a combatir los treinta y cinco grados. A parte de tantas tiendas de barrio de ropa y souvenir. Poco tiene que ver con Alemania (por suerte).

El ambiente en Atenas es tan alegre y positivo como escandaloso. Las callejuelas llenas de rastrillos y puestos de comidas te ayudan a ser un poco mas sociable, sobretodo cuando tienes que regatearles los precios que elevaron demasiado.

La gente hace lo que le apetece. No respetan las señales de tráfico, no respetan las colas, y si les preguntas en ingles, ellos te contestan en griego, si les entiendes bien y si no, pues también, y me encanta! Me encanta la gente tan descarada y genuina. Siempre conservando con total pureza sus tradiciones y sus culturas.

El ambiente, los monumentos, la cultura, me hizo totalmente transportarme a otra época. Otro mundo que no conocía hasta ahora. 


Desde el aeropuerto a Atenas hay bastante transporte público hasta el centro. La mayoría tienen una calidad bastante baja (sin aire acondicionado y con bajo nivel de ingles, peor que el mio), pero te llevan al centro. A mi me dejaron nada mas y nada menos que en frente del parlamento.

Plaza Sintagma

En esta gran plaza podemos encontrar el gran edificio del parlamento muy bien cuidado y con dos guardias muy bien uniformados a los lados vigilando la tumba que pertenece al Soldado Desconocido. Cada hora hacen un cambio de sencillo cambio de guardia, pero el mas importante y grande es el de los domingo, que por suerte pude estar presente y merece la pena, para ver esos soldados tan rectos y con sus uniformes tan limpios y tradicionales. Yo recomiendo coger sitio con tiempo, ya sea para el de los domingos o para el de cada hora, que se llena.

Estos guardias llamados Evzones hacen una gran labor turística y un honor de las visitas oficiales de las autoridades extranjeras. Su trabajo es mas serio del que parece y permanecen en alerta constante sin hacer ningún gesto y sin reaccionar a las actividades de los turistas.

Monastiraki

Sin duda alguna mis lugares favoritos de toda Grecia. Increible. Un gran ambiente griego entremezclado con todo el turismo que se suele concentrar en esta plaza durante el día. Las callejuelas todas están llenas de pequeñas tiendas de souvenir muy baratos o de pequeños caprichos que si sabes regatear bien, no te salen tan caros. Los restaurantes no son muy caros y se puede comer bastante bien. Mi hostal estaba en una de las calle que conecta con la plaza y fue muy barato.

Desde la plaza tiene unas vistas muy bonitas hacia el Acrópolis y puedes ver de cerca la biblioteca de Adriano, pasé tantas veces por ahí que pensé que siempre tenía tiempo de pararme hacer foto y nunca la hice.

Yo recomendaría darte una vuelta de día y otra de noche. Pero si ya tiene actividad durante el día, durante la noche la plaza se llena de artistas y pueden venir payasos a darle juego a los niños o DJs para poner a bailar a los adultos, ya sea con música griega, con jazz, con música internacional… yo escuche de todo en un par de días.

Acrópolis

El símbolo de Atenas. Lo que definirá tu estancia en la capital de Grecia. Para los amantes de la historia, de la mitología griega, de la arquitectura… con el Acrópolis te trasportaras muchos años atrás. Gran parte de ello se construyo hace mas de dos mil quinientos años así que imaginaros el valor que tienen.

Entre ellos está el teatro Odeón de Herodes Ático. Uno de los teatros mas antiguos de Grecia y que se  conserva en un estado lo suficientemente bueno como para aun hacer obras teatrales. La arquitectura es sublime y se mantiene en un estado fantástico. Recomiendo comprar entradas por Internet para algún espectáculo con antelación para no quedarte sin ellas.

Si seguimos escalando por el Acrópolis nos encontramos por los Propíleos, que es la entrada de bienvenida a la parte mas alta de Atenas.

Una vez arriba nos encontramos primero con el templo de Atenea Nikéconmemora la victoria sobre los persas (no tiene nada que ver con la marca deportiva Nike).

Seguido tenemos el templo de Erecteion que lo rodean unas figuras de unas mujeres que portan unos cestos que hacen las funciones de los capiteles. Todo conservado con muy buen detalle.

Y entonces nos encontramos con el gran Partenón, que es el claro protagonista del Acrópolis, por su tamaño y su buena conservación. Puede buscar un buen sitio y poder observarlo detalle a detalle. No dejará de impresionar. Desde ahí arriba tenemos vista muy buenas de la ciudad de Atenas.

Recomiendo llevar protección solar (+50) y una gorra o algo, porque hay muy poca sombra. Por el agua no os asustéis si se os calienta o si os quedáis sin ella, porque arriba hay una mini-fuente para que no te deshidrates. Aún así es mejor llevar una pieza de fruta o algo que te de fuerzas.

El precio del Acrópolis no es nada barato. Si tienes un carnet de estudiante aunque este caducado es mejor presentarlo, así es reducido. También hay fechas (nada de temporada alta) en la que entrar es gratis.

Bajando del acrópolis me encontré con Plaka, otro barrio bastante encantador para tomar o comer algo. También tiene una calle muy extensa llena de pequeñas tiendas de ropa, souvenir…

Gracias a el gran paseo que me dí por este, encontré el Templo de Zeus. No cabe duda de que en su momento fue un gran templo, pero por desgracia quedan quince columnas de el, por lo que teniendo en cuenta que la entrada del Acrópolis mas barata no te dejaba verlo de cerca, me conforme con verlo de lejos, desde la gran puerta de Adriano, otra joya construida hace muchos años que pretendía ser la entrada de Atenas. Conserva una arquitectura muy buena y aun se aprecian grandes detalles.

 

 

 

 

 

 

 

 

Si quieres tener buenas vistas del acrópolis y de la ciudad en general, subir hasta el monte licabeto debería de estar en tus planes. Las vistas impresionan mucho, tanto del acrópolis como de la ciudad entera.

Y si hay algo que se conserve muy bien, sin duda alguna fue mi templo favorito, el templo de Hefesto. Las columnas y los tejados están intactas. Un gran ejemplo de la arquitectura griega totalmente real, sin destrucciones. Esta rodeado de un parque donde habitan muchas tortugas y la verdad es que se conserva muy bien

Atenas tiene varios museos bastantes interesantes para conocer mas sobre la historia y el pasado de la ciudad.

El transporte público es muy bueno y no es excesivamente caro. Nada que ver con el transporte de las islas.

Yo recomendaría tres noche en Atenas para conocerla bien por dentro. Después fui en avión hasta Santorini.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *