Aléjate de la gente que tiene mucho que hacer.

Yo: ¿Podríamos quedar el domingo?

Ella: Pues mira yo cuando me levante voy a llevar a mi madre para unos recados de la nueva casa y después voy a trabajar en la comunión que este fin de semana tengo que ir a un par de animaciones hasta las cinco que seguramente se alargaran hasta las seis, pero después tendré que ducharme porque habré sudado bastante, pero yo creo que para las siete y media podemos vernos.

Yo: A ver mamarracha, no me interesa en absoluto tus lamentables quehaceres, solo tenía  ganas de quedar pero se me han quitado.

Esta es una conversación bastante causal que tengo con una de mis mejores amigas, aunque eso ultimo  normalmente solo lo pienso. Querida amiga, cuando te pregunto si quieres quedar, esta es la conversación que quiero que tengamos.

Yo: ¿Podríamos quedar el domingo?

Ella: Pues este fin de semana tengo que trabajar pero a partir de las seis o siete estoy libre.

Yo: Pues si te apetece podemos salir a tomar algo

Y si en otro momento quiere desahogarse o quiere contarme como de bien le va en el trabajo, eso no es problema, para esto estamos los amigos. Pero ella al igual que mucha gente tiende a mencionar como de apretada tiene la agenda, aunque a nadie le interese, excepto a ellos. Y creo que sé por qué….

Quizás ellos tengan la necesidad de hacerse notar como una persona con muchos planes, eso les hace sentirse muy solicitados e importantes. Es una buena manera de subirse la autoestima cuando no tienes suficientes hobbys en los que ocupar el tiempo. Simplemente cuando no te conoces a ti mismo.

La gente relaciona el tener una agenda llena de obligaciones con el éxito o  con la madurez, cuando en realidad la mayoría de las responsabilidades no les pertenece, pero las necesitan para ocupar el tiempo en algo. Seguramente la mayoría de las amistades con las que tiene planes no les aporta nada positivo, nada mas que algunos pequeños ratos de entretenimiento.

Por supuesto, así nos han enseñado. Muy mal, como siempre.

Si trabajas muchas horas y tienes muchas responsabilidades eres una persona trabajadora, fuerte y adulta. De lo contrario no eres nadie importante. No interesas a nadie.

Con el tiempo me he dado cuenta de que no estar ocupado no es un sinónimo de no ser productivo, ni de ser antisocial, ni nada parecido. Me atrevo a decir que soy mas sociable y productivo conmigo mismo tumbado en la cama mirando al techo, que pasando el tiempo con amistades que tienen una filosofía de vida que no comparto. Porque esas personas con el tiempo dañaran mis pensamientos, me pondrán en compromisos que no me interesan y lo mas importante, me harán perder lo mas valioso que tenemos: el tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *